Archivo del sitio

“Si un hombre no sabe a qué puerto navega, ningún viento es favorable”

Captura de pantalla 2016-03-25 a las 17.59.08Llevo varios días diciendo que tengo que retomar el blog, pero el cansancio y el Ministerio del Tiempo me lo impide. Creo que ha llegado el momento de desempolvar este lugar. Si, era de recetas, pero como todo en esta vida, puede cambiar. Llevo bastantes meses fuera de mi casa (lo que muchos ahora llaman zona de confort– ¿Puedo ahora que he dicho la palabra dedicarme a dar conferencias?) y lo que queda.

Lee el resto de esta entrada

Anuncios

El placer de dormir

No me da vergüenza reconocer que antes mi única afición era dormir. Pues si, era de esas personas que se dedicaban a hacer lo justo para aprobar sus estudios, y que no pensaban en el día de mañana. Es cierto, no me arrepiento de ello (ignorante de mi), pero las cosas cambian. Me pongo delante del ordenador con la clara intención de encontrar un motivo por el que escribir este post, pero no lo encuentro, me da igual. Escribiré lo que salga. Seguramente sea unas cuantas líneas vacías sin sentido y lo único que haga sea perder vuestro tiempo. Pues si, seguramente sea eso, por lo cual, dejad de leer.

Lo importante que es marcarse metas y objetivos, tanto a largo como a corto plazo. Yo, desde no hace mucho, cumplo 365 metas pequeñas al año, y alguna que otra cada cambio de estación. Ese es el camino para conseguir la excelencia. Un compañero (en todo su buen hacer) se rió cuando dije en mitad de una clase que yo solo busco la excelencia en mi trabajo. Bueno, supongo que tenemos distintos puntos de vista de cómo han de hacerse las cosas, y desde luego, los objetivos que queremos conseguir.

Parece una chorrada comenzar hablando de descansar, y ahora hablar de objetivos. Pues bien, si de algo me he dado cuenta, es que cuando te marcas una meta (a la que al llegar, habrá otra más lejos aún), el descanso es algo que queda relegado en un segundo o tercer puesto en la mayoría de los casos. Los vagos (yo era uno de ellos), no tienen cabida en esta maratón, la cual, corremos solos. Cierto es, y más de un amigo está así, que no siempre se está al 100% para conseguir estas metas. Distintos motivos hacen que tengamos más tiempo libre del que nos gustaría, el no poder estudiar aquello que nos apasiona. Si, yo también fui uno de ellos. Pero la constancia y el pensamiento fijo en ese objetivo es parte de esa carrera. No siempre se puede estar corriendo al tope de nuestras posibilidades, hay que frenar de vez en cuando, ya sea por causas físicas o del terreno. No siempre podemos estar haciendo lo que nos gusta. Pero si tenemos claro lo que queremos, siempre llegará una zona lisa en la que poder correr.

¿A quién no le gusta dormir como un lirón y levantarse un domingo a buena hora con una taza de chocolate caliente y unos churros en la otra mano?. A todos, está claro. Y se puede hacer, es más, debería de ser obligatorio cierta recompensa emocional por la carrera. Yo prefiero salir a correr bien temprano, y a la vuelta pasar por el puesto de churros a darme mi homenaje por una semana más cerca del objetivo.